26 datos que quizás no sabías sobre Juan Pablo Duarte

Tiempo de Lectura: 9 Minutos

 Por: Edwin J. Peña


Juan Pablo Duarte es probablemente la figura de mayor trascendencia histórica en la República Dominicana, y a pesar de que ha sido uno de los personajes que mayor presencia ha tenido en la literatura y la historiografía loca, muchos aspectos de su vida pública o privada siguen siendo un misterio para nosotros. Es por eso que les traemos 26 curiosidades sobre nuestro padre de la patria. 

1- Fuera del testamento 

Juan Pablo Duarte no figura en el testamento de su padre, eso se debe a las circunstancias políticas de aquel entonces, y porque, además, su padre le había entregado su herencia en vida, pues, el 6 de julio de 1843, Juan José Duarte le regaló a su hijo Juan Pablo una casa en la calle de Las Mercedes.

2- Su fisionomía cambió

Antes de ser exiliado en 1844, José María Serra describe a Duarte como un hombre de «labios finos, donde de continuo una dulce y cariñosa sonrisa, revelaba la bondad e ingenuidad de aquella alma noble e inmaculada». Cuando Duarte regresó en 1864, fue visto por dos de las hijas de Ulises Francisco Espaillat, quienes lo describieron como un hombre: «magro y pálido, con la mirada ausente y sin sonrisa». Aparentemente, Duarte pasó de ser un hombre alegre y extrovertido, a ser uno triste y gris.

3- Las últimas palabras de Duarte

Don Miguel Ayala Duarte —sobrino-bisnieto de Juan Pablo Duarte—, afirmó que las últimas palabras de nuestro padre de la patria fueron: «¿Esto es la muerte? … Y murió». Esta afirmación contrasta bastante con la que estamos acostumbrados a escuchar. Pues, la tradición oral de la familia Duarte sostiene que, en los últimos momentos de su azarosa existencia, ya en estado delirante, Juan Pablo Duarte balbuceó una palabra similar a “Patria”, y que fue entonces cuando expiró.  

4- Duarte tuvo un hermano demente

El menor de los hermanos Duarte, Manuel, enloqueció como consecuencia de los maltratos que padeció junto a su familia cuando fueron exiliados por orden de Pedro Santana. Jamás quiso retornar a Santo Domingo. El 26 de julio de 1883, el Congreso Nacional autorizó por cuenta del Estado, trasladar a toda la familia Duarte de vuelta a Santo Domingo. Lamentablemente, las hermanas Rosa y Francisca Duarte tuvieron que desistir su retorno a la patria en vista de que su hermano Manuel, demente, se negó a regresar. Manuel tuvo suficiente lucidez para oponerse a volver a la tierra de donde habían sido expulsados. Las hermanas Duarte tuvieron que permanecer en Venezuela, pues, no querían abandonar a su suerte al desdichado hermano menor.

5- Se sentía culpable 

De alguna manera Duarte se sentía culpable por los padecimientos que habían sufrido sus hermanos, por eso en agosto de 1862, escribió: “Los sufrimientos de mis hermanos me eran sumamente sensibles”.

6- Padrinos y ahijado

  • Juan Pablo Duarte fue padrino de Juan Pablo Pina Rozón, hijo legitimo del trinitario Pedro Alejandrino Pina; Juan Pablo Pina Rozón estuvo casado con la abuela materna de Trujillo, doña Luisa Ercina Chevalier, con quien procreó dos hijos: Teódulo y Plinio Pina Chevalier. 
  • Los padrinos de Juan Pablo Duarte fueron: Luis Méndez y Vicenta de la Cueva

7- En Puerto Rico

Juan Pablo Duarte visitó Puerto Rico en 1832. 

8- A sus amigos y la literatura 

  • Duarte tenía la costumbre —mientras vivía en Barcelona—  de comprar libros para enviárselos a sus amigos en Santo Domingo. Cuando Duarte regresó de Europa en 1832, les trajo a sus amigos como obsequio unos muy finos chalecos que estaban de moda en París. 
  • Juan Pablo Duarte solía leer de noche, no dejaba sus libros hasta las una o dos de la mañana. 
  • Juan Pablo Duarte afirmó que había estado escribiendo un libro «sobre la historia de mi patria», lamentablemente -por el exilio-, no pudo culminarlo.
  • La última carta enviada por Duarte, estuvo dirigida al historiador José Gabriel García, en 1869
  • Según consigna Rosa Duarte en sus Apuntes, el mejor amigo de Juan Pablo Duarte era Francisco del Rosario Sánchez.
  • Duarte solía hacer juego de palabras con el apellido de su antagonista, Pedro Santana, pues, solía llamarlo: San tanán, Satanán, Satanás.
  • A Duarte se le considera inventor de una palabra, el neologismo Orcopolita: ciudadano del infierno.

9- Exilio

Mediante la Resolución núm. 17 de la Junca Central Gubernativa (gobierno provisional dominicano), se condenaba a Duarte al exilio perpetuo, con órdenes de ser fusilado en caso de ingresar al territorio nacional. 

10- Burlas y complejos 

  • Los conservadores dominicanos se burlaban de Duarte llamándole despectivamente el Quijote dominicano, por desear -a su juicio- algo imposible: la independencia absoluta. 
  • Duarte tenía por defecto una pequeña inclinación en su nariz (torcida), de la cual se acomplejó un poco en su juventud, pues, por esa razón se negó a participar como actor en las representaciones de teatro que ellos hacían a través de la sociedad patriótica La Filantrópica.

11- El padre de Duarte

  • Duarte se enteró de la muerte de su padre casi un mes después de su fallecimiento. 
  • El primer documento que muestra la presencia de Juan José Duarte en Santo Domingo es de 1799.

12- Puesto en el gobierno

A Juan Pablo Duarte se le ofreció un puesto en el gobierno venezolano, posición que él rechazó porque era necesario que renunciara a su ciudadanía dominicana. 

13- Duarte era agrimensor

Juan Pablo Duarte se movió por todo el país entre 1838 y 1843 y para no llamar la atención de los haitianos, se hacía pasar como agrimensor.

14- Las enfermedades

Además de tuberculosis, Duarte sufría de paludismo. 

15- Duarte en la política 

  • Juan Pablo Duarte fue candidato a la presidencia de la República Dominicana en los comicios de 1866, durante esas elecciones, resultó electo el General José María Cabral. Duarte fue incluido en una de las boletas como candidato a la presidencia, recibiendo apenas tres votos. Probablemente Duarte nunca se enteró de esa consulta electoral ni tampoco de sus resultados.
  • A Duarte se debe el primer proyecto de Constitución política de la República Dominicana, escrito en aquellos días de lucha y de esperanza.
  • Juan Pablo Duarte fue, probablemente, el político más ilustrado de su época. Pues, aunque no hizo una carrera específica, se preocupó por aprender por lo menos diez ciencias diferentes y a dominar, por lo menos, siete idiomas. Duarte conocía y dominaba las ciencias de la milicia, geografía, matemáticas, historia, dibujo, filosofía, teneduría de libros, política, derecho romano, humanidades, música y agrimensura. De los instrumentos musicales que tocaba, estaba la flauta, que le enseñó a manejar don Antonio Mendoza. Sin embargo, «su instrumento favorito era la flauta» 
  • El 22 de agosto de 1844, Pedro Santana acusó infundadamente a Duarte de haberle robado al gobierno dominicano, afirmando que Duarte había «arrancado cuantiosas sumas al comercio para gastos imaginarios o inútiles»

16- Era poliglota

Juan Pablo Duarte sabía hablar perfectamente: 

Español

Inglés 

Francés 

Alemán 

Portugués 

Catalán 

Latín 

17- Nombró a Pedro Santana

En virtud de su investidura, Duarte recorría el país reclutando personas para formar un ejército secreto que contribuyera con el derrocamiento del gobierno haitiano en Santo Domingo. En el Seibo, invistió a Pedro Santana con el rango de coronel.

18- Duarte y Desgrottes

El 24 de marzo de 1843, Juan Pablo Duarte y el general haitiano Etienne Desgrottes encabezaron un tiroteo en la calle Isabel la Católica; la intención de ambos era deponer al gobernador haitiano de Santo Domingo, Alexis Carrié. En el enfrentamiento armado, hubo varios muertos y heridos. Por haber apoyado a los revolucionarios haitianos que derrocaron a Boyer en 1843, Juan Pablo Duarte fue nombrado coronel jefe de la Guardia Nacional haitiana en Santo Domingo. 

19- Familiares de Duarte

  • El 4 de junio de 1871 fue fusilado en San Juan de la Maguana el coronel Juan Esteban Díez, hijo de José Díez, primo de Juan Pablo Duarte. Acusado de luchar a mano armada contra la Anexión de Santo Domingo a los Estados Unidos. 
  • El Dr. Manuel Antonio Díez, primo hermano de Juan Pablo Duarte, ocupó provisionalmente la Presidencia de Venezuela en 1886.
  • Mariano Diez, primo-hermano del patricio Juan Pablo Duarte, ejerció en Santo Domingo la profesión de odontólogo (1887).
  • En 1845, Pedro Santana le dirigió una carta a la madre de Duarte, Manuela Diez, donde le comunicaba que debía retirarse del país junto a todos los miembros de su familia: «a finde que a la mayor brevedad realice usted, su salida con todos los miembros de su familia, evitándose el Gobierno de ese modo emplear medios coercitivos para mantener la tranquilidad pública en el país» 
  • Una hermana de Juan Pablo Duarte llamada Sandalia, fue raptada por unos piratas siendo ella muy jovencita, regresó tiempo después, depresiva y con una enfermedad extraña, que la mató súbitamente poco después. 
  • El doctor José Antonio Díez –primo hermano de Duarte– fue miembro de la Academia Venezolana de la Historia. 
  • Según Euclides Gutiérrez Félix, hubo un barbero a mediados del siglo XX en Santo Domingo, que afirmaba ser nieto de Juan Pablo Duarte, aunque no había documentos para comprobarlo, efectivamente aquel hombre tenía los rasgos físicos de la familia Duarte.

20- Vive Duarte 

En las primeras horas del 28 de febrero de 1844, cuando se respondía al quien vive, se respondía «Viva Juan Pablo Duarte».

21- Duarte y las mujeres 

  • Entre los años de 1837 y 1844, Juan Pablo Duarte llegó a tener amores formales con dos mujeres en Santo Domingo, primero con María Antonia Bobadilla y luego con Prudencia Lluberes. 
  • Juan Pablo Duarte le escribió desde Venezuela en dos ocasiones a Prudencia Lluberes proponiéndole matrimonio mediante poder notarial, en la primera ocasión ella no pudo ir a Venezuela por la muerte de su padre y en la segunda ocasión ella declinó tal proposición porque no quería abandonar a su madre. 
  • A la edad de 47 años, Juan Pablo Duarte estuvo enamorado platónicamente de una venezolana de San Fernando de Apure. Dicho amor, tal y como lo expresa el propio Duarte en uno de sus poemas, no fue correspondido. 
  • Duarte supo apreciar los encantos femeninos. Durante su estadía en Alemania, las mujeres de Hamburgo llamaron poderosamente su atención: «el considerar que estaba sufriendo por mi patria, me atrajo muchas simpatías hasta en el bello sexo [mujeres]. Las hamburguesas son afables»
  • En 1891, Félix María Ruíz escribió sobre sus años de adolescencia junto a Duarte, en ese texto escribió: «Nuestros primeros devaneos con las chicas del barrio, alarmaron a nuestros padres y temieron algún mal suceso. De común acuerdo, Don Juan Duarte envió a Juan Pablo a Europa y mi padre a mí a una de sus haciendas. Nuestra ausencia de Santo Domingo produjo el efecto deseado por nuestros padres»

Devaneo: Relación amorosa o sexual que dura poco tiempo / mague

22- Duarte en olla 

Un momento dé estrechez económica (olla) en Venezuela llevó a Duarte a venderle con mucha pena al Dr. Elías Acosta, una colección de libros (10 tomos) de Geografía Universal que había estado estudiando durante mucho tiempo. 

23- Duarte y un tigre

Emiliano Tejerá relataba la historia de que una vez Duarte, viajando en uno de aquellos inmensos ríos de Venezuela, tuvo que lanzarse al agua conjuntamente con todos los pasajeros del bote en vista de que una fiera había brincado desde la orilla hasta la embarcación, amenazando la vida de todos los presentes. 

24- La primera estatua de Duarte 

La primera estatua de Juan Pablo Duarte que se erigió en la República Dominicana, se inauguró el 16 de julio de 1930, en el Parque Duarte de Santo Domingo; la segunda estatua de Duarte erigida en el país, se inauguró el 26 de enero de 1975, en Santiago de los Caballeros. 

25- Duarte vs Herard 

Para 1843, los planes independentistas eran un secreto a voces, por eso, al enterarse el presidente haitiano, Charles Herard, de que Duarte era el líder de los revolucionarios, ofreció el grado de coronel y tres mil pesos como recompensa para quien revelara el escondite de Duarte. 

26- Duarte en la numismática dominicana 

 La primera vez que la figura de Juan Pablo Duarte apareció en la moneda dominicana, fue en el billete de un peso de 1948.


Libros consultados: 

1- Juan Daniel Balcácer: Vicisitudes de Juan Pablo Duarte. 

2- Angela Peña: Así era Duarte. 

3- Joaquín Balaguer: El Cristo de la Libertad. 

4- Julio Jaime Julia: Antología de la prosa duartista. 

5- Max Henríquez Ureña: Panorama Histórico de la Literatura Dominicana.

6- Presente y pasado, Revista de historia: enero-junio, 2010, pág. 137-160.

7- Emilio Rodríguez Demorizi: En torno a Duarte.

8- Adriano Miguel Tejada: Diario de la Independencia.

9- Julio Manuel Rodríguez Grullón: Duarte 25.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: