Educarnos en el manejo de nuestras emociones

Tiempo de Lectura: 1 Minuto

Por: José Emérito Peña


Las personas con trastornos mentales mueren 10 o 20 años antes. El cerebro humano es el centro de todo los órganos de nuestro cuerpo y como tal maneja una series de sustancias que intervienen en nuestra salud. Nuestro sistema de defensa interno se ve gravemente afectado por nuestras emociones negativas, pues nuestro cerebro fue hecho para vivir del placer siempre. En un amplio estudio, la OMS ha identificado que en el 2019 antes de la pandemia, mil millones de personas en el mundo, incluido un 14 % de adolescentes vivían con trastornos mentales. La ansiedad y la depresión van en aumento a nivel mundial días tras días, lo que nos permite ver en las calles muchos desaciertos sociales.

Es justo el momento para advertirles a nuestra sociedad que deben cuidar de sus emociones negativas, pues estás les restan años a sus vidas. Tanto la alimentación como lo que pienso están estrechamente ligado con mi salud. Es justo el momento para visitar al psicólogo general, pues un 85 % de las enfermedades físicas, son psíquicas. Si emocionalmente está bien, puedes estar seguro que usted vivirá la vida del LIMÓN (esta agria fruta se arruga con el pasar del tiempo, pero su sustancia se mantiene intacta; pues internamente no posee nada que le provoque dañarse) así es nuestro organismo posee una protección interna la cual solo tu comportamiento puede alterar.

Hoy más que nunca nuestra sociedad está expuesta a diversos problemas sociales que pueden afectar sus emociones y como tal producir problemas graves a su salud.  Vamos a Educarnos en el manejo de nuestras Emociones, por el bien personal y general.


José Emérito Peña
José Emérito Peña

Psicológico, Técnico distrital de educación y Profesor universitario.



2 respuestas a “Educarnos en el manejo de nuestras emociones”

  1. Este tema es extremadamente importante, muchas gracias estimado José, espero que nos sigas nutriendo de su sapiensia en estos temas sobre el cuidado emocional y la salud física. Un abrazo. Elías Almonte.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: