«Amor en tierra ajena», un viaje por el mundo narrativo de Sandra Fernández

Los escritores suelen ser almas viandantes que asimilan las experiencias sociales, psicológicas y emocionales que aturden al ser humano. En ese sentido, Sandra Fernández nos lega una novela cargada de impresiones existenciales que mantendrá al lector en vilo en procura del desenlace.

«Amor en tierra ajena» es la obra con la cual SF debuta en la narrativa de largo aliento, y pese a ser una poeta a tiempo completo, muestra muy buena soltura en el arte de narrar. Los diálogos y las descripciones de los personajes denotan buen dominio de las técnicas del género en cuestión.

La historia está inspirada en un viaje que la autora realizó a Uruguay, para recibir un premio literario, una clara muestra de su receptividad para la invención. En los primeros capítulos   la novela nos parece biográfica, pero más adelante sale a flote la auténtica y bien lograda ficción. 

Fernanda Santaella supone el alter ego de la autora; es una abogada, preocupada por el bienestar de sus congéneres, una mujer con ribetes feministas, que junto a Raíza Maldonado van a desmantelar una red de trata de blancas, encabezada por Margaret Puerti. Margaret es un personaje que deja una estela de misterio, porque al igual que Raíza y Fernanda es aficionada a la escritura creativa, y a menudo compartían sobre literatura y otros temas afines; sus colegas no esperaban encontrarse con esa triste sorpresa.

Esa maraña de acontecimientos es narrada con precisión y soltura. SF es poseedora de una prosa diáfana que resulta atractiva para el lector.

Al final de estas líneas debo señalar que, novelar partiendo de una cultura ajena a la nuestra, como lo es Uruguay, es un atrevido ejercicio literario, puesto que hay que investigar aspectos históricos, geográficos, políticos y culturales de la nación suramericana y emparentarlos con la historia que se cuenta en la novela. SF ha mostrado pericia en ese renglón del quehacer literario.

Auguramos éxitos a la poeta, y ahora novelista, Sandra Fernández, en su incursión en el género narrativo.


-Willian Yamil Estevez Peralta